Comedor

La historia del Colegio Marqués de Vallejo está íntimamente vinculada a la historia de la Guardia Civil y de su Asociación Pro Huérfanos.

 La preocupación por la educación y formación de los huérfanos e hijos del Cuerpo de la Guardia Civil aparece de forma temprana y estrechamente ligada desde el nacimiento de la institución en 1844. Apenas habían transcurrido nueve años desde la puesta en marcha de la Guardia Civil, cuando su fundador, el Duque de Ahumada, perfilaba los detalles para la creación de un Centro que diera acogida a los huérfanos e hijos del personal del Cuerpo, y “para premiar en los hijos las virtudes de los padres”. Fue por Real Orden de 1 de abril de 1853 en la que se autorizaba al Duque de Ahumada a crear la “Compañía de Guardias Jóvenes”, órgano que podemos considerar como el precedente directo de los Colegios de la Guardia Civil y en concreto del actual Colegio de Guardias Jóvenes “Duque de Ahumada” de Valdemoro, inicialmente con la función de acoger y formar a los varones mayores de 12 años, huérfanos e hijos del Cuerpo.

En 1879, la tarea de dar educación y formación a los huérfanos e hijos de los Guardias Civiles experimenta un fuerte impulso con la creación del Asilo de Huérfanos y la donación de la finca de Valdemoro denominada “El Juncarejo”, propiedad de los Marqueses de Vallejo “a favor de los huérfanos e hijos de jefes, oficiales e individuos de tropa del Cuerpo”. Finalizada la construcción en 1885 nace el Colegio “Marqués de Vallejo”, el centro daría acogida a las huérfanas de la Guardia Civil, que serían atendidas y educadas por la Hijas de la Caridad.

En ese momento, la Guardia Civil disponía de una Sección Femenina en el Colegio “Marqués de Vallejo” y una Sección Masculina adscrita al Colegio de Guardias Jóvenes, todo ello gestionado por la Asociación General de la Guardia Civil.

Durante la Guerra Civil las internas se trasladaron a Valencia y el Colegio quedó reconvertido en hospital de sangre. En 1940 se reinauguró llegando a albergar hasta 340 huérfanas. Se creó un taller de corte y confección con el objeto de ofrecer salidas laborales a las residentes. Posteriormente, los talleres darían paso a la Escuela de Magisterio fomentando así la continuidad académica de las huérfanas

Por Orden Ministerial de 8 de julio 1941 la Asociación adopta la denominación actual manteniendo el objetivo primordial de acoger y dar educación.

En 1986 el Colegio pasa a ser mixto. Finalizado el curso 2004/2005, El internado se traslada a Madrid y las Hijas de la Caridad dejan el Colegio. En el curso 2011/2012 se implanta el BACHILLERATO y el Colegio integra en su claustro a los profesores provenientes de “Infanta María Teresa” e inicia, con ello, la nueva andadura que nos lleva hasta hoy.